La suerte no existe.

 

    El pasado 26 de noviembre nos quedó claro que las cosas suceden por algo. Mi aventura como fotógrafa de bodas terminó el año pasado y no pensaba realizar este tipo de trabajos, pero por "algo" decidí que esta boda sí tenía que hacerla. Por algo, no por azar Manuel y Laura decidieron darse el sí quiero y ese algo se pudo respirar desde el primer momento que os vi…AMOR. Me gusta conocer a los novios antes del enlace, con vosotros no fue así, pero no hizo falta, fue fácil robaros momentos de complicidad, gestos y cariño...y no sólo entre vosotros sino también de familiares y amigos que se volcaron el día de vuestra boda. No fue por azar, pasó porque tenía que pasar estaba en vuestro destino daros el sí quiero y disfrutar juntos de una nueva etapa en vuestras vidas como marido y mujer.

 

¡Enhorabuena! …Que seáis muy felices y que…¿la fuerza os acompañe?