19 de septiembre de 2015

 

Puebla de Guzmán (Huelva)

 

    Rosario es preparada con mimo acompañada de amigos y familiares. Guapísima, envuelta en el aroma que su ramo de novia y las rosas que esa misma tarde le había hecho llorar de emoción adornaban el dormitorio. 
    Miguel nos recibe con una gran sonrisa y sus hermanos se esmeran en dejarlo listo para ir a la iglesia de la Santa Cruz.
A las seis es la ceremonia. Muy emotiva y acompañada de la imagen de la virgen de la Peña en el altar. A la salida, arroz, pétalos de flores y palomas blancas como símbolo de amor, paz, fidelidad, entrega y prosperidad. 
En el salón, repleto de invitados no cesan las sorpresas y los buenos deseos.

 

Un boda muy bonita en la que se os vio disfrutar.

 

Os deseo lo mejor.

 

¡Enhorabuena Miguel y Rosario!