Queremos miradas.

La tardes que conocí a Ángel y a Tamara para hablar de gustos y preferencias, hacían especial hincapié en "captar miradas".

 

El día 25 de octubre de 2014 no tuve que buscar mucho para encontrarlas. 

Mirada de nerviosismo del novio, de complicidad entre hermanas, un hijo que pronto comprenderá el porqué de tanto alboroto ese día, sobrinos mostránose orgullosos a conjunto, padrino que acompaña al altar, el sí quiero, miradas y más miradas.

 

La celebración, la familia, los amigos y mucho amor.

 

Un día perfecto, boda para recordar y una pareja a la que deseo toda la felicidad del mundo.

 

¡Enhorabuena!