A José Román y a Tere los conocía, pero nunca habíamos conversado y a la hora de saber que iba a trabajar con ellos aparecieron dudas como "¿estarán nerviosos con mi
presencia?, ¿les parecerá bien lo que les voy a proponer?, etc." 
    Esas dudas se disiparon en cuanto hablé con ellos durante una comida en casa de José y Cayetana. Sencillos, amables, tranquilos y muy cercanos. Me dió la impresión
de haberlos tratado de toda la vida. Y eso, que parece una tontería, no lo es en absoluto. Saber que confiaban en mí y yo en ellos hizo que el día de vuestra boda (a pesar de los nervios) se pueda resumir en imágenes como las que voy a mostrar hoy. 


    Un placer haberos conocido, un placer haber podido fotografiar vuestra boda, un placer poder mostrar un poquito de todo lo bonito que fue el día 22 de agosto de 2015.


Mis mejores deseos para vuestras familias y para vosotros.

20.jpg

20.jpg